dia a dia

Cómo organizar una feria y no morir en el intento

Buenos días familias, ¡ he vuelto ! Después de estos meses de “relax bloguil”he vuelto para quedarme, aunque os confieso que no con muchos ánimos, pero bueno, creo que una vez que vuelva a coger la rutina esto cambiará. En esta primera entrada post espantada, me gustaría contaros mi experiencia sobre la feria de crianza… Sigue leyendo Cómo organizar una feria y no morir en el intento

Un poco de teoría

Consecuencias de los castigos

¡Buenos días familias!

¿Conocéis el Experimento de Milgram?

Algunos de vosotros seguro que sí. Este experimento muestra el poder que ejerce sobre nosotros la autoridad, y por ende, el haber sido criado y educado bajo una educación estricta y punitiva.

Estas son algunas de las consecuencias de utilizar métodos de adiestramiento tales como castigos y recompensas.

  • Los castigos generan ira, desafío y deseo de venganza.
  • Proporcionan un modelo del uso del poder en lugar de la razón( muy relacionado con la figura de autoridad del vídeo)
  • Están destinados para cumplir sin rechistar las exigencias o demandas de los adultos.
  • Los castigos son efectivos sí, pero sólo a corto plazo y por miedo a una consecuencia, no porque los niños/as hayan interiorizado que determinada acción no es adecuada moralmente.

Esto es lo que dice Alfie Kohn sobre las recompensas:

A lo largo de los años, los estudios han demostrado que los programas de modificación del comportamiento raramente funcionan a la hora de instaurar cambios duraderos en actitudes o en el comportamiento. Cuando las recompensas paran, la gente normalmente vuelve a lo que hacía antes de que comenzara el programa.. Las motivaciones extrínsecas no alteran los compromisos emocionales o cognitivos que están detrás del comportamiento, al menos no en la dirección deseable. A un niño al que se le haya prometido algo a cambio de aprender o de actuar responsablemente, se le han dado todas las razones para dejar de hacer esto cuando ya no exista una recompensa a obtener.

El castigo y las recompensas no son realmente opuestos, sino dos caras de la misma moneda ya que las dos estrategias lo que pretenden es modificar o más bien manipular el comportamiento de alguien. En el primer caso, se genera la pregunta, ¿Qué es lo que ellos quieren que yo haga, y qué me pasará si no lo hago?, y en el otro caso, llevando al niño a preguntar, ¿Qué es lo que ellos quieren que haga y qué recibiré por hacerlo? Ninguna de estas estrategias ayuda a los niños a tratar de resolver la pregunta, ¿Qué tipo de persona quiero ser? Por lo tanto, la autodisciplina y la motivación intrínseca son inexistentes con este tipo de disciplina.

Y tu, ¿qué tipo de disciplina utilizas con tus hijos?

Hasta la próxima