crianza·embarazo·parto

¿ Quieres que te lo cuente?

No sé si a vosotras os pasaba o no, pero yo cuando estaba embarazada me pasaba el día viendo vídeos de partos (la mayoría de partos domiciliados) y todo era taaaan bonito, tan perfecto, pero claro, ¿qué no es emotivo con música de fondo? Si si, haced la prueba, da igual lo que estéis viendo que, si tiene música, todo se convierte en un videoclip de Alex Ubago 😂 y que decir de los anuncios de bebés, todos redonditos, angelicales, durmiendo todo el día plácidamente. Pues la realidad esta bastante alejada de esta perfección.

Todo empieza durante el embarazo, y lo digo yo, que otra cosa no, pero tuve un embarazo maravilloso. Las primeras semanas es un sin vivir porque deseas que todo salga bien y, si normalmente vas 3 o 4 veces al baño, ahora vas 30, solo para limpiarte y ver que todo está bien. Tras estas primeras semanas agónicas, en las que cualquier síntoma ( real o imaginario) es motivo de preocupación, llegan las ansias de que te crezca la barriga y ese periodo de “la ropa normal no me sirve pero la de premamá tampoco” es horrible, porque en vez de parecer que estas felizmente embarazada, parece que te has pasado con los polvorones y el caso es que no, porque, ¡ ojalá pudieras comer polvorones ! Qué narices, ojalá pudieras comer algo que, en el mejor de los casos, no te produjera esa sensación continúa de “mareo de coche”.

Processed with MOLDIV

Y cuando te crece la barriga, mola, porque todo te sienta bien, no hay chichos por ningún sitio, irradias luz y te sientes (y estás) preciosa, pero ¡ay amiguina! Cuando estas de 41 semanas y todavía no has parido pareces una vaca burra, si, así, sin contemplaciones. Y si tienes la suerte de no haber tenido retención de líquidos durante el embarazo, a estas alturas ya no te libras, y no sólo pareces una vaca burra, no, además tienes pies de elefante y la cara como un panchón de kilo.

También durante el embarazo, en la fase que va después de “ya he pasado el primer trimestre” y antes de “me he convertido en una vaca burra”, pasas unos meses de calma, de sentir los movimientos de tu bebé, de disfrutar del sexo más intensamente (o al menos eso dicen, yo como estuve sola durante todo el embarazo pues no sabría deciros) y de sacarte fotos, muuuchas fotos.

Processed with MOLDIV

Esta etapa maravillosa se acaba y hacen su aparición tus queridos amigos: el ardor y la acidez que no te dejarán hasta que tu bebé se da la vuelta y se encaja y es entonces, cuando te conviertes en una vaca burra, con pies de elefante y cara de panchón de kilo que camina raro, casi casi como las muñecas de famosa. Y como ya estás hasta las narices de esa barrigota y tienes ganas de conocer a tu príncipe/princesa pues empiezas a hacer “cositas” para acelerar el proceso, y ahí te ves, que si protocolo homeopático de parto y postparto, que si infusión de frambuesa, que si pelota de pilates, que si sube y baja escaleras… ¡ te atreves hasta a hacer el amor a ver si la cosa se anima! pero nada, y cuando ya estás a punto de comerte las ramas de canela a mordiscos, te das cuenta que hagas lo que hagas el bollito saldrá cuando le toque salir…

Processed with MOLDIV

Y así llega el momento del parto, y no se parece en nada a todo lo que te habías imaginado y entonces ves a tu bebé, rosado y angelical ¿ cómo ? Ni rosado ni angelical, esta pringoso y llora, llora mucho y, además, tal y como te dijeron en la ecografia, tiene pelo, mucho pelo, ¡pero no en la cabeza! Tiene pelo por toooodo el cuerpo y lo primero que haces es pensar: ¡ por dios, que se le caiga ! (Eso y contarle los dedos de las manos y los pies). Una vez pasado el shock inicial, cuya duración es proporcional a lo mal que lo hayas pasado durante el parto, llega la hora de ponerlo al pecho y piensas en tooodos esos libros que te leíste sobre lactancia y llegas a la conclusión que del dicho al hecho hay un trecho y te sientes mal, muy mal porque si, la naturaleza es sabia, pero tú te sientes estúpida y, o te faltan manos o te sobran tetas o algo falla.

Casi en el último día de ingreso en el hospital le vas pillando el tranquillo, y solo aprietas el botoncillo unas 4 veces en toda la noche para que venga la enfermera. El día ha llegado, por fin te vas para casa y el primer problema te surge nada más salir del hospital, porque aunque te has leído las instrucciones de la sillita del coche unas 590 veces mientras estabas embarazada, no eres quien a meterlo. Después de 10 minutos lo consigues y te sientas en el coche, es ahí cuando te das cuenta que los puntos de la episiotomia y las hemorroides ( que si no las has tenido durante el embarazo probablemente te saldrá durante el parto) tardarán varios días más en curarse.
En casa crees que comienza lo bueno,que por fin puedes empezar a disfrutar, pero no, nada más lejos de la realidad, porque estás cansada, no duermes, tu bebé llora, le das el pecho (que pensabas que lo tenias ya controlado) y de repente se vuelve una tarea imposible. Y entonces lloras, y tu bebé llora, y lloráis todos, y te sientes culpable por no hacerlo bien, y piensas que eres una mala madre por temer la hora en la que tu bebé se despierte porque le tienes que dar el pecho, porque te duele, te duele mucho, pero te duele más no hacerlo bien y entonces lloras, y tu bebé llora, y lloráis todos.

Processed with MOLDIV

Pero entonces el tiempo pasa, semanas, incluso meses, y todo mejora, tú te has adaptado a tu bebé y tu bebé a ti y ahora tu ríes y tu bebé ríe, y todos reís. Y aunque hay momentos en los que todo se vuelve gris otra vez, ahora sí merece la pena, ahora todo el esfuerzo de los primeros meses, merece la pena.

image

 

¡Hasta la próxima!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s