cosas materiales·Sin categoría

Nuestros básicos

¡Buenos días familias!

Quienes me conocen, saben que la prudencia no es mi mayor virtud, sin embargo, desde que me quedé embarazada me propuse que no compraría “compulsivamente” por muy bonito que me pareciera, sino que lo haría con cabeza y comprando sólo aquello que realmente fuéramos a utilizar, os confieso que a veces peco, pero no tanto como tengo acostumbrado.

Una de las primeras cosas que compramos fue la silla para el coche, miramos muchos vídeos, leímos opiniones y comparamos unas con otras, queríamos una que fuera a contra marcha, pero no sólo que sirviera para cuando fuera bebé, sino también para cuando tuviera 2 o 3 años. Al final, nos decidimos por la Römer Dual Fix. Además, como no teníamos pensado comprar carricoche, nos podíamos gastar un poco mas en la silla, así que nos dimos un capricho, y por un poco más, la compramos con estampado de zebra con cojín reductor en color rojo.

Como he mencionado más arriba, no, no tenemos carricoche. Tenía claro que quería portear y hablando con familias que también lo hacían, llegamos a la conclusión de que el carricoche sería un trasto más. Yo tenía experiencia porteando con fular elástico, tejido y con manduca pero no así mi chico, por lo que nuestros queridos amigos, nos regalaron la mochila emaibaby en color turquesa ¡y fue el mejor regalo que nos podían hacer! ya que se puede ajustar exactamente al tamaño del bebé, sea cual sea su edad, desde el primer día del nacimiento hasta el último día de porteo. Para cuando Martín sea un poco más mayor y esté en el momento de: todavía no camino con soltura pero peso un quintal, tenemos pensado comprarnos una sillita sencilla para complementarla con la mochila.FullSizeRender-2

La hamaquita, ¡Ay, la hamaquita! en cuanto a esto, si que no lo tenía nada claro, no me acababa de convencer por la postura y porque todas las que había visto, venían con el kit LSC incluido, luces, sonidos y colores y a eso ¡si que me negaba! bastante estímulos hay en la vida diaria para un bebé, como para exponerlo aún a más. Pero lo cierto era que iba a necesitar una, ya que, si al costillo le tocaba trabajar fuera, me las tendría que arreglar yo sola para ducharme, cocinar y ser persona aunque fueran 5 minutos y el porteo es maravilloso si, pero llega un momento a lo largo de todo el día, que, el cuerpo me pide descasar un poco de los 6 kilos de bebé. Investigando por ínternet (no os lo había dicho, pero soy un poco “adicta” a las compras online) llegué a una página francesa, que vendía hamaquitas de madera y nada más.

DSC_0092

Nos decidimos por ésta, la más sencilla. Las primeras semanas Martín no quería estar sólo en ella ni 2 minutos ¡Normal!, con lo a gustito que se está encima de papá y mamá… Hoy, casi 4 meses después, hay veces que aguanta, con suerte,20 minutos. Lo justo para hacer la comida, comer, o pegarse una ducha…

DSC_0098Otra de las cosas que ha pasado a ser imprescindible, es esta bañera. Los 3
primeros meses, utilizamos la bañera Tummy Tub, préstamo de mi cuñada, pero yo sola era incapaz de bañar a Martín. Así que, aprovechando que papáMartín tuvo
que irse unos días de viaje, compramos ésta con pensamientos de que yo sola pudiera arreglármelas y oye, ¡qué maravilla! también me ayuda este aparatejo, préstamo de mi otra cuñada.

En cuanto a juguetes, Martín tiene este sonajero de madera, este “gimnasio” de madera para utilizar con la hamaquita en los momentos que no queda otro remedio y necesito que se “entretenga”un poco mas, un centro de actividades, (este panel pensé que era más sencillo, así que lo guardaremos hasta que Martín esté preparado)

IMG_9285

3 libros de texturas de este estilo(regalo de Papá Noel) y dos libros normales: Pato está sucio y De paseo, ambos comprados en la magnífica librería El Bosque de la Maga Colibrí, en Gijón.

IMG_8474

No fue hasta hace unas semanas (momento en el que nos dimos cuenta que ya cogía las cosas conscientemente), cuando le empezamos a comprar juguetes más específicos. Yo personalmente, al igual que la hamaquita y el resto de cosas, prefiero que sean de madera, sin luces y sonidos y con colores primarios, no estridentes, por la misma razón que os decía antes, hay demasiados estímulos a su alrededor ( y mucho más ahora en Navidad) como para generarles más estrés.

DSC_0085

Y éstos son, hasta ahora, nuestros básicos. Como veis, son pocos, pero para nosotros, muy útiles.

¡Hasta la próxima! Y recordad, todas estas decisiones son en base a lo que, nosotros como familia, creemos mejor para Martín. Lo cual no quiere decir que tenga que ser lo mejor para vuestrxs hijxs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s