colecho·Sin categoría

Colecho

¡Buenos días familias!

Hoy vengo a escribiros sobre nuestra “manera de dormir” y es que una de las cosas que teníamos clara desde el principio, era que íbamos a hacer colecho. Fueron varias las razones por las cuales tomamos la decisión, la primera, la comodidad, tener que levantarme cada vez que Martín llorara e ir hasta su habitación, no entraba en mis planes. La segunda fue porque me negaba a que una “cosita” tan pequeña durmiera separado de mi, mientras papá y mamá dormían pegaditos. La última razón, era la evidencia científica y es que recientes estudios han demostrado los beneficios que aporta el colecho, uno de ellos, la reducción del SMSL, ya que la sincronización entre los ciclos de sueño mamá-bebé cuando duermen cerca y comparten la misma cama aumenta la presencia de fases REM en ambos, incrementando así la alerta de la madre y la sensibilidad del bebé a cualquier movimiento de su madre, ayudando a disminuir y corregir los episodios de apnea.

Si que es verdad, que los niños que duermen junto a mamá se despiertan más veces que los que duermen separados de ella, pero esto, aunque suena contradictorio, es beneficioso para ambos, ya que ayuda a la creación de prolactina manteniendo así la producción de leche, además, ésta, cambia su composición durante el día y casualmente a las 4 de la mañana alcanza su pico en niveles de triptófano y melatonina, sustancias que ayudan a conciliar el sueño.

La primera medida que tomamos, fue la de comprar una cama de 1,50 y una cuna de colecho, la más sencilla y barata que encontramos, ya que no tenía muy claro que la fuéramos a utilizar y, efectivamente, así fue. Los dos primeros días Martín durmió en ella, a partir del tercero lo puse a mi lado, en nuestra cama, y así seguimos, ¡tan a gusto!

El problema de esta cuna de colecho es la de encontrar la ropa de cuna, ya que es más grande que una minicuna, pero más pequeña que una cuna estándar y por más que busqué por internet, no logré encontrar ninguna, por lo que al final, opté por comprar esta colcha y estas sábanas en Ikea.

El protector de la cuna venía con ella, pero como era muy sosillo, lo customizé yo con unas nubes de fieltro, pero las cosí al revés, así que la lluvia de colores se quedó boca arriba xD pero bueno, ahora la cuna nos sirve para poner las mantas, los pañales y las toallitas, así que… ¡de sobra!

¡Hasta la próxima entrada!

DSC_0972DSC_0973

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s